Sorare, Crypto.com, Socios.com, Coinbase o Dapper Labs son nombres de compañías que no conocíamos hace apenas un año, pero que de golpe se han introducido en el mundo del deporte llegando a acuerdos de patrocinio con importantes entidades deportivas.

Sin duda, el fenómeno cripto está adquiriendo una gran fuerza y llegando al público masivo que ya empieza a hablar con soltura de términos como NFTs, criptomonedas o metaversos.

Según Nielsen, en su informe «Fans are changing the game«, lejos de ser un fenómeno puntual, la irrupción de empresas del mundo cripto se incrementará un 778% en los próximos 4 años, llegando hasta los 5 billones de dólares de inversión en patrocinio.

La vinculación a través del patrocinio entre estas empresas que trabajan en el ámbito del blockchain y las entidades deportivas sirve de potente altavoz de una tecnología nueva y relativamente desconocida para la inmensa mayoría de aficionados de a pie. Pero además, esa asociación genera una cierta credibilidad que de otra forma costaría mucho más conseguir (en tiempo y en dinero).

Por último, indicar que aún nos encontramos en las fases iniciales de este romance entre el deporte y el blockchain, pero seguro que la siguiente fase nos descubrirá que la colaboración entre ambas industrias genera servicios realmente útiles para los aficionados en la relación con su equipo: desde coleccionables, NFTs como entradas a comunidades, eventos físicos o certificados de autenticidad, compra de skins para metaversos del propio club, etc.

Y seguro que todo esto lo empezamos a ver antes de 2026.