Una de las noticias más importantes de nuestro sector en los últimos días ha sido el gran acuerdo que ha cerrado LaLiga con Disney para emitir los partidos de la competición española en Estados Unidos a través de ESPN. Este noticia me ha hecho recordar la historia de una compañía, de la que nunca se supo demasiado, pero que era un gigante del streaming: MLBAM (Major League Baseball Advanced Media).

Pero, ¿qué tiene que ver el béisbol con Disney? Os cuento:

Todo empezó en el año 2000, cuando los 30 equipos de la MLB decidieron que sería buena idea crear una compañía independiente que gestionara todos los activos digitales e interactivos de la liga, como el site oficial MLB.com, las webs de todos los equipos, el juego oficial, los datos estadísticos, la venta de entradas online y MLB.tv, el canal de internet donde pretendían emitir sus partidos por streaming.

Todos los equipos se pusieron de acuerdo para financiar la operativa de MLBAM aportando 1 millón de dólares en cada una de las 4 siguientes temporadas, lo que suponía un desembolso de 120 millones.

Después de un par de tropiezos con la compañía que seleccionaron para crear las webs de la liga y los equipos, firmaron un acuerdo con Ticketmaster para la venta de entradas online por el que recibieron 10 millones de dólares, que invirtieron en producir y emitir el primero partido por streaming ¡en 2002! y que tuvo una audiencia de unos 30.000 espectadores. Tened en cuenta que en aquellos años no existían los smartphones, iPads, ni dispositivos como el AppleTV por lo que solo se podía ver en PC.

Tras el éxito inicial, decidieron hacer una apuesta firme por el streaming y crearon un paquete de 9 partidos por $19.95. Posteriormente, ya en 2003, los usuarios ya se pudieron suscribir a toda la temporada por $79.95, consiguiendo más de 100.000 suscriptores. Gracias a esos ingresos, dejó de ser necesario que los propietarios siguieran aportando fondos, quedándose la inversión en unos 75 millones.

La apuesta estratégica de crear su propia infraestructura de streaming para emitir los partidos de la liga de béisbol estaba dando sus frutos y en 2005 empiezan a trabajar para terceros, emitiendo el March Madness.

Es también en 2005 cuando compran tickets.com por 66 millones de dólares y pasan a gestionar directamente la venta de entradas de sus partidos. Desarrollan su propio juego oficial (la única liga que lo hace así en lugar de firmar una licencia con un desarrollador) y se meten en iniciativas de contenidos para jóvenes junto con Time y la NHL, creando 120, ahora Stadium

A partir de ese año y hasta 2014 continúan mejorando su tecnología de streaming, emitiendo en 2008 el primer stream en 720p y el año siguiente en 4K. Su experiencia y calidad de su infraestructura es lo que les permite, en 2014, llegar a un acuerdo para crear y lanzar el servicio de streaming de la WWE Network.

Pero 2015 es el año del despegue: lanzan HBO Now, el PGA Tour Live y Playstation Vue, todos servicios de streaming basados en su plataforma.

Es también ese año cuando replican el modelo original con la NHL, pasando a gestionar el site oficial de la liga de hockey, la app oficial y la emisión de los partidos en directo, en un acuerdo que les supone unos ingresos de 600 millones de dólares.

Pero quizás, el hito más importante es que, viendo el potencial del streaming, deciden hacen un spin off, al que denominan BAMtech, donde incluyen todos los activos relacionados con la infraestructura de streaming, quedándose el resto de assets (webs, entradas, datos, juegos, etc) en poder de la MLB.

Es en el año siguiente, 2016, cuando abren oficina en Europa y firman sendos acuerdos para gestionar el streaming de la MLS y FoxSportsGo.

Y aquí es donde entra Disney, que consciente de la competencia de plataforma como Netflix o HBO, decide que es momento de apostar por el streaming y en 2016 adquiere un 33% de BAMtech por 1.000 millones de dólares, guardándose una opción para controlar la mayoría, hecho que ocurre el año siguiente cuando Disney llega hasta el 75% de participación, aportando otros 1.580 millones.

El resto de la historia es fácil de suponer, ya que Disney construye Hulu, ESPN+ y Disney+ sobre la infraestructura desarrollada por BAMtech, que, por cierto, en 2018 pasa a llamarse Disney Streaming Services.

Así que ya sabéis, cuando estéis viendo la nueva entrega de Avengers o la próxima temporada de The Mandalorian, recordad que todo empezó hace 21 años, gracias a la visión de futuro de 30 propietarios de clubes de béisbol. Home-run!